En España, el tiempo medio de uso de las redes sociales es de dos horas aproximadamente, aunque puede variar notablemente en función de cada perfil y cada plataforma.

Lo que no todos saben es la existencia de una adicción a las redes sociales ligada a un uso excesivo de las mismas. Pero, ¿por qué ocurre esto, cuáles son los síntomas que aparecen y cuál es la forma más efectiva de acabar con ello? A continuación, toda esta y más información al respecto de este nuevo tipo de adicción.

 

¿Por qué las redes sociales son tan adictivas?

La adicción a las redes sociales es un fenómeno muy novedoso, dada la corta vida de estas plataformas, por esta razón en muchas ocasiones es complicado identificar este tipo de trastorno y más aún saber cómo tratarlo.

Además, el problema se intensifica dado que se trata de una adicción de fácil acceso, es decir, es muy fácil conseguir conexión a internet a través de un dispositivo y acceder a alguna de estas plataformas sociales.

Esta adicción, como muchas otras, está ligada a procesos químicos del cerebro y a la sensación de satisfacción asociada al uso de estas aplicaciones, según aseguró en una entrevista el director científico de la Asociación Americana de Psicología.

La sintomatología de la adicción a las redes sociales también suele ser similar al de otros trastornos con estas características. Suelen destacar la ansiedad de utilizar las redes y el placer al conseguirlo, un aislamiento paulatino de los usuarios, asociado a un bajo rendimiento en sus obligaciones, a un abandono de sus rutinas y relaciones sociales tradicionales e, incluso, trastornos del sueño y pérdida de control.

Puede que el diagnóstico resulte complicado, sobre todo asociar el origen del trastorno al uso de las redes sociales, por eso es importante prestar especial atención, sobre todo a los adolescentes, ya que son uno de los grupos más predispuestos a sufrir esta adicción.

 

Pero no son los únicos y es que la adicción a las redes sociales también puede ser padecida por otro tipo de perfiles, sobre todo aquellos que cumplen una serie de características que los hacen más propensos a sufrir dependencia.

Entre las características principales que suelen ser comunes a los adictos a las redes sociales encontramos:

  • Aislamiento social anterior, suelen ser personas con pocos amigos en la vida real.
  • Timidez, dificultad para entablar relaciones sociales en la realidad.
  • Ansiedad social, dificultad para tener contacto con un grupo grande de personas.
  • Tendencia a sufrir problemas mentales y emocionales como ansiedad o depresión.

Todo esto hace que sean personas que encuentran una salida social en este tipo de aplicaciones, lo que puede llegar a convertirse en una adicción severa.

 

Consejos para combatir la adicción a las redes sociales

Como cualquier otra adicción, es difícil “desintoxicarse” del uso constante de las redes sociales, por eso es importante llevar a cabo una serie de acciones preventivas para evitar sufrir este trastorno.

Entre las principales recomendaciones de los expertos encontramos:

 

  • Consejo 1: Limitar notificaciones

Tener constantemente en la pantalla de nuestro teléfono notificaciones de redes sociales hace que sintamos la necesidad de acceder a las mismas. Por eso, para evitar que este acceso nos lleve a un uso más extenso en un momento no adecuado, lo más recomendable es eliminar las notificaciones y que estas se puedan ver únicamente cuando busquemos acceder a la plataforma.

 

  • Consejo 2: Establecer un período de uso diario

Establecer horarios de uso y seguirlos a rajatabla no solo nos ayuda a evitar la adicción a las redes sociales, sino también a perder la concentración en otras actividades importantes como el trabajo o los estudios.

 

  • Consejo 3: Eliminar las aplicaciones

Una manera más radical, pero sumamente efectiva, de enfrentarse a este problema es eliminando, de manera total, las aplicaciones de redes sociales de todos los dispositivos. 

 

  • Consejo 4: Buscar ayuda profesional

En los casos más extremos de adicción a las redes sociales, en los que los consejos previos ya no funcionan, es imprescindible buscar ayuda de profesionales de la psicología. Es complicado que un adicto tome esta decisión por sí mismo, así que el entorno debe estar pendiente de la sintomatología previamente indicada y tomar las riendas si fuera necesario.

 

Estas son solo algunas recomendaciones que se pueden tener en cuenta si se sospecha que se sufre un trastorno de adicción a las redes sociales, aunque los síntomas y el tratamiento pueden variar en función de cada caso. Lo mejor es consultar a un profesional si se intuye que alguien puede ser adicto a estas aplicaciones.