El branding es un término muy extendido en marketing digital, ya que se asocia a una serie de estrategias y acciones concretas que buscan gestionar positivamente una marca, queriendo llegar a posicionarla entre las mejores de su sector. Para ello, se tienen en cuenta una serie de aspectos básicos, como son los valores de la compañía, la imagen de marca y, por supuesto, su reputación.

En base a este tipo de estrategias de posicionamiento de marca, encontramos otra técnica de marketing conocida como cobranding, que se basa en la colaboración entre dos o más marcas para conseguir un impacto positivo en el público, ampliando su mercado e incrementando su rentabilidad.

A pesar de que este término parece de lo más novedoso, la colaboración entre marcas para fines comerciales y de reputación tiene su origen en el año 1956, momento en el que el fabricante de automóviles Renault trabajó de la mano con la joyería Van Cleef y Arpels, lanzando al mercado un volante con diamantes incrustados. Esto ayudó a ampliar el mercado de ambas compañías.

Cabe destacar que existen diferentes tipos de cobranding en función de los objetivos y necesidades de cada una de las empresas colaboradoras.

 

¿Qué tipos de Cobranding existen?

Tal como se comentaba anteriormente, podemos distinguir cuatro tipos de cobranding en función de las compañías que forman parte de esta colaboración.

  • Cobranding de competencia complementaria: se trata de dos marcas que se dedican a mercados completamente distintos y que colaboran con el fin de ofrecer un producto o servicio en común capaz de ofrecer una solución más avanzada. Un gran ejemplo de cobranding de competencia complementaria fue la llevada a cabo por la empresa de dispositivos electrónicos Apple y la marca de equipamiento deportivo Nike. Ambas se aliaron para lanzar al mercado unas deportivas que contaban con un chip integrado el cual se podía conectar con un iPod, para conseguir que los entrenamientos fuesen más divertidos gracias a la música.

  • Cobranding de promoción de valores: como su propio nombre indica, este tipo de colaboración comercial se basa en la unión de dos o más compañías que comparten los mismos valores de marca y que tienen como objetivo lanzar un nuevo producto o servicio para aumentar el impacto en el público objetivo. Un gran ejemplo de este tipo de colaboración fue la llevada a cabo entre Ecoembes, una organización sin ánimo de lucro que busca cuidar el medioambiente a través del reciclaje, WWF, el Fondo Mundial para la Naturaleza, y Greenpeace, la ONG ambientalista. Estas tres organizaciones, cuyo fin principal es el cuidado del medioambiente, organizaron conjuntamente la iniciativa “Giving Tuesday” en el año 2016, con el fin de fomentar el voluntariado de la población con estas ONGs.

  • Cobranding de conocimiento: se basa en la colaboración de dos o más empresas del mismo sector pero ubicadas en territorios diferentes, cuyo principal objetivo es la expansión a nivel territorial gracias a dicha unión. Un ejemplo de este tipo de cobranding podría ser la relación establecida entre la marca de helados alemana Häagen-Dazs y la dulcería brasileña My Sweet Brigadeiro. Juntas lanzaron un dulce innovador que denominaros “Tres Leches Brigadeiro”, llegando cada una al mercado territorial de la otra, a miles de kilómetros de distancia de su propia sede.

  • Cobranding de ingredientes: se trata de una colaboración bastante sencilla, ya que las marcas que participan no solo combinan valores empresariales, sino que además pertenecen al mismo sector, por lo que la creación de un nuevo producto o servicio es de lo más fácil. Podemos encontrar infinitos ejemplos de cobranding de ingredientes, pero uno de los más típicos es la colaboración que hace McDonald’s con otras compañías alimenticias para sacar nuevos helados, como por ejemplo con Oreo, KitKat, M&M’s o similares, que se ofrecen conjuntamente en el producto conocido como McFlurry.

Las ventajas principales del cobranding radican en la posibilidad de ampliar el mercado a otros sectores, llegando a un mayor público objetivo, mejorando el posicionamiento de marca y la imagen, y todo ello a un costo inferior al que tendría si lo realizase una compañía de manera individual.
Existen otros factores involucrados, pero ¿crees que el cobranding resulta beneficioso para una empresa?